Ciudades de papel de John Green

martes, 23 de septiembre de 2014

En su último año de secundaria, Quentin, un desastre en popularidad y en asuntos del corazón, se reencuentra con su vecina, la legendaria, inalcanzable y enigmática Margo Roth Spiegelman, quien se presenta en su habitación en mitad de la noche para proponerla que la acompañe en un gran plan de venganza inaudito contra todos aquellos que les han hecho daño a lo largo de su adolescencia. Después de esa intensa noche que parece sellar un nuevo destino para ambos, Margo desaparece. Quentín está convencido de que la chica le ha dejado a él, y solo a él, las claves para encontrarla.
Con un estilo único que combina humor y sensibilidad, John Green, autor de Bajo la misma estrella, teje una emotiva historia a la que da vida un inolvidable elenco de personajes. Ganadora del prestigioso premio de Edgar, Ciudades de papel aborda los temas de la amistad, el amor y la identidad para plantearnos una pregunta: ¿vemos en los demás, y en nosotros mismos, sólo aquello que queremos ver?

Libro único
Datos adicionales:
Ya a la venta
Editorial Penguin Random House
Sello Nube de Tinta
368 páginas

Sobre el autor:


John Michael Green nació el 24 de agosto de 1977; es un escritor estadounidense de literatura juvenil y vlogger.
Decepcionante. Indiferente. Cliché. Aburrida. Más de lo mismo.
Metáforas de supermercado. Forzado. Inverosímil.

Todas esas palabritas son anotaciones que hice en mi cuaderno mientras leía la novela. Podrían pensar que me ha parecido un libro pésimo, pero no andarían por el buen camino. Ciudades de papel ha sido una de las dos decepciones literarias que he tenido este año (la otra fue El juego infinito de James Dashner).

John Green es un autor con un enorme grupo de fans, todo gracias a Bajo la misma estrella, novela que sí me gustó (y que incluso me hizo llorar). La editorial tiene en proyecto publicar todas las novelas del autor en nuestro país (asunto que en España ya está más avanzado... a nosotros siempre nos llega todo con delay). Así que cuando llegó Ciudades de papel, fue lo primero que pedí. Pero esta novela no es para mí.

Quentin está enamorado desde siempre de Margo. Ella es la diva rebelde del instituto. Cuando ella busca su ayuda, la vida de nuestro protagonista cambia. Pero cuando la chica de sus sueños desaparece dejando pistas sobre su posible paradero, una obsesión malsana comenzará a ejercer en él. O algo por el estilo.

Ninguno de los dos me ha caído bien. Como protagonistas me han desagradado, más ella que él. Los personajes de elenco no dejan de ser elenco en ningún momento. No son relevantes, pero sí más agradables. Todos son raros, en el mal sentido, son totalmente irreales. Y están ligados a eventos que también suenan forzados, inverosímiles.

Hay demasiada reflexión para personajes llanos. A mí me gusta la reflexión que deja un libro, como significado de su lectura. Pero me parecen patéticos aquellos que tienen un indicador donde señalan: "esto es para que lo pienses, te guste y lo difundas en las redes". Ciudades de papel está lleno de metáforas de supermercado, frases que son bonitas pero no dejan de ser superficiales.

No hay romance propiamente dicho, hay una obsesión, pero va solo en un sentido. Eso me ha gustado. Creo que es lo único que me ha gustado. Si Green hubiera mezclado amor, ahí sí hubiera renunciado a la lectura. Decir que solo llegué al final por puro ímpetu.

A medida que la lectura avanzaba y no pasaba nada (seamos realista, no sucede nada, n-a-d-a) yo me iba aburriendo. El estilo del autor sigue siendo prolijo y atractivo, pero la historia tenía poca base y, para estar dentro del género realista, se alejaba bastante del mismo. El final... Oh, el final. Es totalmente predecible y sin sentido.

No me ha gustado. Si tengo que recomendar esta novela, ¿a quién se la recomendaría? A todos los lectores que están enamoradísimos de Las ventajas de ser invisible.


Gracias a la editorial por el ejemplar.

3 comentarios:

  1. Pense que era la única a la que no le había agradado este libro. La verdad deja mucho que desear, pense que al ser de John Green me iba a gustar o porque TODO EL MUNDO adora esta novela sería mejor pero me equivoque. Al final no hay que hacer caso a las masas.
    Como decis, el libro tiene metáforas de supermecado. Me lo presto una amiga y ella habia marcado sus citas favoritas que cuando las leia decia: Really? Esto lo leo a diario, esto no me ilumina para nada, quizás la frase era una verdad absoluta pero era vacía. Asi todo el libro.
    Siento que al terminar de leerlo no me dejo ninguna enseñanza. Ah, Margo es el peor personaje no entiendo porque todos la quieren y Quentín? Otro que me enseña nada salvo que esta bien obsecionarse con el amor de tu infancia y mentir a tus padres =P

    ResponderEliminar
  2. Un libro bastante decepcionante, coincido contigo, a mi me gusto menos el chico, que la chica, un obsesionado (mal), con poco criterio, sacado de la realidad y absorbido por un romance, que no es romance, en general una historia sin razón de ser, rescato la facilidad para leer el libro y la forma como se intentan entrelazar los hechos, saludos

    ResponderEliminar
  3. Con respecto al final te apoyo, cuando termine quede como, y que eso era todo? tanta preocupacion por nada...
    Lo que saco de bueno del libro es por lo menos me hizo reir en algunos capitulos y lo que siempre digo, las apariencias engañan, al conocer las personas son otra cosa lo que uno se imaginaba y en si, eso habla el libro la personalidad es diferente a las apariencias.

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por dejar un comentario en el blog!