Book Tag: Navidades argentas

martes, 12 de diciembre de 2017


Junto con las organizadoras del Sorteo "En tu cara, Papá Noel" (más de cincuenta libros en juego), les traemos este Book Tag original. Están invitados a responder nuestras consignas y a pasarlo en grande mientras leen. Para que no lean en todas las entradas lo mismo, se me ocurrió que cada consigna, además de hablar sobre un libro, venga con una anécdota personal sobre la Navidad. Espero que no les aburra.


Mi familia es muy pequeña. Mis padres se divorciaron cuando era chica y aún así quedaron reducidas a círculos pequeños. La única vez que fui a una Navidad llena de gente, fue hace mucho tiempo, era muy pequeña y tuve una de las peores experiencias de mi vida. Mi papá me llevó a compartir la Navidad con la familia de su mujer, ella sí tiene una familia enorme. Casi no entrabamos en el comedor, faltaban sillas, hubo que sentarse a comer en el sillón, no nos podíamos escuchar porque todo el mundo hablaba al mismo tiempo. Para mi fue todo un shock. Pero lo peor fue cuando vino Papá Noel. Yo creí en el gordito hasta muy grande... tipo once o doce años. Ya me habían bombardeado de ideas horribles mis compañeros, entonces decía que no creía, con el corazón lleno de ilusiones de que por favor sí existiera. Bueno, la cosa es que recibí una Barbie y su auto. Yo estaba contentísima. El tema es que no era la única nena en la fiesta. Había otra chica, a quien yo no conocía mucho, y le habían regalado una muñeca de trapo, muy bonita y grande. Pero claro, no era una Barbie. Así que la chica se puso a llorar y salió corriendo de la sala. Su mamá salió tras ella. Y yo también, porque le iba a decir que podíamos jugar juntas. Llegué justo cuando la madre le decía a la nena: "A ella le regalan cosas caras porque no tiene a sus papás juntos, vos sí, o querés recibir una Barbie pero no ver nunca a tu papá". Cómo me dolió. Salí corriendo, pero sin llorar, porque me habían educado para reprimir mis emociones como Marge Simpson. Nunca se lo conté a mi papá (no teníamos ese círculo tan cercano), pero sí se lo dije a mi mamá cuando retorné a casa. Nunca jamás volví a pasar Navidad con mi papá ni Año Nuevo. No sé si mi mamá le habrá contado lo que pasó. En fin, esa es mi anécdota para este punto del tag.

Libros enormes que disfrute mucho hay varios. Amé El rey de los espinos, La búsqueda del asesino, El temor de un hombre sabio, Tormenta de espadas, en fin, soy de leer cosas gordas. Pero para este punto quiero elegir uno de los últimos libros que amé leer. Y ese sería Winter de Marissa Meyer, una lectura que tiene sus buenas páginas, que leí cerca de la fecha de un examen, pero que me atrapó tanto, que me chupó un ... eh! Que está buenísimo. Reseña Aquí.


Nunca probé el Fernet. Lo siento. En casa no toman eso. Yo soy fanática de la cerveza, especialmente si es artesanal. Tengo varias anécdotas con las bebidas alcohólicas, así que voy a resumirlas: 1) cuando era pequeña, mi tío me daba sorbitos de vino diciendo es "la bebida de los curas" siempre antes de hacer el asado, cuando lo agarró mi mamá casi lo mata. 2) Bebí mi primera cerveza a los catorce años, no he dejado de hacerlo *inserte foto de Tyrion Lannister aquí* 3) En una reunión editorial, sirvieron cerveza y le pregunté a una muy conocida Bookstagrammer cuando estaba intentando abrir una botella: "¿vos no sos menor de edad?" Me contestó con la mejor mirada asesina que recibí en mi vida. 4) Mi hermano no toma alcohol, nada, de verdad, lo he intentado (?). 5) No soy de emborracharme, pero una vez escribí una entrada en el blog estando "contenta". Ninguno de ustedes se dio cuenta y como recibió comentarios, no la borré. ATENCIÒN: El consumo de bebida alcohólica debe realizarse con responsabilidad, prohibida su venta a menores de 18 años, si bebe no conduzca y otras cosas morales que se deben mencionar.

Oooh, muchas de mis sagas favoritas tienen finales amargos. Imposible de odiar es la pluma de Robin Hobb, que aunque me desgarra con sus finales, seguiré amando por siempre. El caso más importante es el cierre de la trilogía Asesino, La búsqueda del asesino. Terminé llorando durante más de cien páginas, llorando a lágrima viva. Reseña aquí.

"Toma los recuerdos de mi madre, y los sentimientos que los acompañan. No los quiero para nada. Toma el nudo que se forma en mi garganta cuando pienso en Molly, llévate los días de vivos colores, tan nítidos, que recuerdo a su lado. Toma su brillo y déjame tan sólo con las sombras de lo que vi y sentí. Toma mis días y mis noches encerrado en las mazmorras de Regio. Me basta con saber lo que me hizo. Quédate con ellos y haz que deje de sentir mi cara contra ese suelo de piedra, de oír cómo se rompe mi nariz, de oler y saborear mi propia sangre. Llévate el dolor que me causa el no haber conocido nunca a mi padre, toma las horas que pase contemplando su retrato cuando el gran salón estaba vacío y nadie podía verme. Toma..."



¿Una anécdota con mosquitos? Odio los mosquitos. Pero hace un par de años hubo un brote terrible. Tenía que ir hasta la esquina de mi casa a tomar el colectivo para ir al secundario. Había una nube de mosquitos enorme, me picaron más de veinte veces en cinco minutos. Me enojé y me fui a casa a ponerme Raid (sí, el que se pone en el ambiente). Cuando volví a la parada del colectivo, no me paró, le tiré una piedra y me volví a casa. Obvio que no fui a la escuela ese día y me tuve que bañar porque no me aguantaba el olor. Creo que al día siguiente tampoco fui y me hice un fin de semana largo.

Hoy en día, ¿qué libro no está caro? Los libros más caros que he comprado son la saga de Canción de hielo y fuego de George Martin. Hoy en día, las ediciones tradicionales están alrededor de los ochocientos pesos y las brillantes (que son una cagada) seiscientos pesos. Danza de dragones, último libro de la saga está $929.


¿Quién es Antonio Ríos? Ni idea, ni idea. *Lo busca* Ahhhh, "nunca me faltes" seeee. La tengo, la tengo. Pero de música, en casa hay peleas. Armamos playlist de un tema yo, un tema él y así. Porque no nos llevamos bien en cuestiones acústicas. Anécdotas musicales: 1) mi papá es de poner música muy guarra, no me pregunten por qué, pero creo que es porque piensa que las malas palabras son divertidas. Temas que son hits para él: Así gritaba su señora, El gato volador y La puta de la cabra. 2) mi mamá pone villancicos, todo el tiempo, tocados por orquestas. Por algo se divorciaron, ¿no? Jajaja.

Más que libros Navideños, a mí me gusta ver películas con este tema. Todo el tiempo. Lástima que la mayoría tienen nieve. Pero, este año, junto con Juli de Cosmos Literario y el Taller de Libros traemos una Lectura Conjunta diferente, 100% personalizable, de lecturas gratuitas navideñas. ¿Qué les parece? La lista de libros y su enlace para leerlos está aquí.


Me gusta el asado, creo que como a todo el mundo. Pero mi comida favorita navideña son los tomates rellenos de atún y los huevos rellenos de paté. Por eso estoy gorda. Porque me puedo tragar una bandeja entera de estos pequeñines. Soy feliz con las comilonas. Una vez hace no mucho, comí tanto, que el 25 terminamos en el hospital, porque no podía dejar de encogerme de dolor. Lo positivo de ese día, es que después de un inyección de vaya a saber qué, volví a casa... a seguir comiendo. Y todo el mundo me consentía porque estaba enferma: "dejála a la nena tranquila, pobrecita".


Bien, esta consigna es muy difícil, porque entrarían casi todos los libros que tengo en las bibliotecas (y saben que son muchos). Yo no leo rápido, leo en cantidad. Entre mis últimas lecturas de continuidad están: El odio que das y Warcross. Ambos muy buenos, aunque distintos.


Depende del pan dulce. Hay algunos que son muy caros, pero una cagada bárbara. A mí me gustan los que hace la panadería de mi barrio. No son muy caros y son deliciosos. Pan dulce con frutas abrillantadas o secas, marmolado o con chips de chocolate, en crema o helado, con frutas frescas o sin ellas. Con mi mamá somos unas golosas del pan dulce y hacemos degustaciones de todas las marcas, sin importar los precios. Lo hacemos durante todo Diciembre. Paradójicamente no comemos pan dulce el 24 ni el 25. Ahí se come helado, gente.

Jajaja, estoy tratando de tirar libros que haya leído este año y que tengan relleno, pero no se me ocurre ninguno que no sea de una saga. Como para poner algo, podría mencionar el romance que le agrega Brandon Sanderson a su novela Steelheart, comienzo de saga. Si no lo incluía, o le bajaba las hormonas, podría haber sido mucho mejor.


Una vez estaba yo muy contenta comiendo un pan dulce sin frutas de cierta marca muy conocida, cuando ya por la mitad, mi hermano se me acerca, intenta manotear y yo pensando que me lo quería robar corro a esconderme a mi habitación. Me golpea la puerta, cangándose de risa, y me dice: "Está verde". Yo no entendí, le abrí y me mostró. De abajo, el pan dulce estaba verde. Me comí la mitad, gente. No saben lo mucho que estuve vomitando, solo de la impresión. Claro, yo totalmente absorta mirando (maratoneando) una serie en Netflix, con la luz apagada, ni cuenta iba a darme. Menos mal que mi hermano, aunque entre risas, me aviso al respecto. Podría haber muerto (?)

Un libro que a mí me gustó muchísimo, pero que mucha gente piensa que tuvo algo de relleno, es Una corte de niebla y furia. Yo amé cada hoja de ese libro. Literal y sin exagerar. Reseña acá.


Que asco, un horror bárbaro. Para nada te como algo así y eso que me gusta comer de todo. Para hablarles de comidas que no me gustan, les cuento una anécdota de comida asquerosa. Espero que no estén comiendo cuando lean esto. Yo fui a una escuela primaria católica, así que de vez en cuando se organizaban peñas, ferias y locros. Ya era grande y me tocaba vigilar la preparación del locro. Eran los adultos quienes cocinaban, pero nosotros teníamos que llevarles las cosas y ver que nada se quemara. Bueno, yo vi como preparaban el locro, metiendo grasa, los dedos hasta el fondo, carne en dudoso estado y papas sin lavar. Un asco. Terrible asco. Tanto que le dije a todo el mundo con el que me crucé: "no coma el locro, confíe en mí".

Un libro que todo el mundo odie, pero que yo amo con locura, mmm, no se me ocurren muchos. No suelo prestarle atención a las críticas negativas de los libros que me gustan. Me revienta leerlas, así que no lo hago. No lo sé, ¿Crepúsculo?, ¿El odio que das?, ¿Lady Susan? Como algunos sabrán, estoy participando de una Lectura Conjunta de La brújula dorada (Luces del Norte, La materia oscura 1) de Philip Pullman. Me ha sorprendido encontrarme en el hashtag muchos comentarios diciendo que el libro es tedioso, aburrido y demasiado largo. ¿What? Para mí es una lectura fantástica y me encanta que no sea liviano como muchos otros libros comerciales. Mi reseña acá.


Nunca probé el Vitel toné. Tampoco me interesaría hacerlo. Así que le quiero contar una anécdota sobre cosas que no probé y no quiero probar. Hace mucho tiempo en una galaxia muy lejana... Hace dos años en el Instituto donde estudio, escuché una conversación de una amiga en proceso de dejar de serlo. Ella estaba enganchada con un flaco (al cual yo nunca le vi lo atractivo), aunque tenía novio (un tipo tan dulce y genial que me daba pena que lo dejara, y del cual soy actualmente amiga). El flaco andaba con gente de calaña dudosa. La cosa es que yo estaba en contra de que mi amiga se involucrara con este pibe, así que no me senté con ella ese día, me puse más atrás. En medio de la clase, comenzaron a hablar de drogas. De hongos alucinógenos que habían comprado y otras cosas de igual horror. Patidifusa escuché la conversación. Más extrañada y estupefacta quedé cuando mi amiga se fue con ellos. Queda por decir, que las cinco personas en cuestión dejaron la carrera. Y ya no soy más amiga de esa piba (no por las drogas, sino por lo del novio... aunque las drogas también son reprobables) *Inserte aquí comentario moralista acerca del consumo de estupefacientes*

Muajajajaja. Acá hay un millón de libros que marcar: odio a John Green y todo lo que escribe, detesté Hija de humo y hueso, me pareció malísimo el último libro de Multiverso, el final de la trilogía original de Dune es una cagada, ¿qué fue lo que hiciste Stephen King con la saga de Mr. Mercedes?, Los dioses también aman es una bazofia... Y así podría seguir por siempre.



¡Cumbia, baby!

Odio a la gente que se cree elitista de la cultura y son unos mamarrachos que consumen demasiada Coca Cola. Para mí, no existe la música reprobable. Así que si pasan cumbia en la radio, no me molesta. Si la escucha el vecino, me pongo a bailar. Soy adorable ♥ En fin, me encanta el grupo Mano Arriba y suelo escuchar sus canciones mientras limpio la casa. También escucho temas de Rodrigo cuando tengo el corazón roto. Y pongo la playlist de lo más escuchado en Argentina y ¡no paso canciones!. Aguante yo (?)

Leo mucho romance en verano. Algo que no suelo hacer durante el año, al menos con frecuencia. Pasa que la mayoría de los romances tienen vueltas, triángulos amorosos, terceros que aparecen para causar tensiones innecesarias. Y eso me produce ansiedad, lo que me pone mal y hace que haga cosas como adelantar hasta el final, para ver con quién se queda cada uno. Durante las vacaciones, en cambio, me puedo relajar, comerme todo y no traumarme si le meten los cuernos a la protagonista. En estas vacaciones tengo la intención de releer Una corte de... para poder leer el tercero pronto, también quiero continuar la saga de Trono de cristal y leer algunas novelas rosas que tengo en pendientes desde hace rato.


El mantecol es un meh. Lo como si alguien lo trajo, pero no lo iría a comprar. De chiquita no lo comía porque pensaba que no me gustaba, hasta que lo probé, jajaja. Me gusta empalagarme con las cosas ricas, dulce de leche, chocolate, mantecol, tortas, etc. Amo comer. Hace un par de meses, me compré un chocolate grande y lo comí sola. Cuando llega mi mamá y me dice si quiero almorzar algo, le digo que no tengo hambre porque hoy me levanté medio mal. Me mira, se muere de risa y me advierte de que tenía la boca manchada de chocolate. Soy un escracho.

Hay muchos libros dulces que me encantan, la mayoría de los cuales leí en mi adolescencia. Novelas como Besos de murciélago, Dark Star, o El escolta. Esperen, esos no los leí en mi adolescencia. Bueno, ya saben, mi corazón es un algodoncillo de azúcar. Delicioso, suave y esponjoso. ¿Vieron qué cursi? Así soy con los libros también.


Piensa en sus libros eróticos. Nota que la consigna apunta a otro lado. Recalcula... Después de las doce mi mamá no me deja salir a ver los fuegos artificiales. Tiene miedo que algo me caiga en la cabeza y me mate. Les juro. De todas formas, prefiero quedarme en el living con mis muchas mascotas, asustaditas, dando mimos.

Para no comentarles acerca de los mismos libros siempre (Noches blancas, El señor de los anillos, Artemis Fowl, etc.) les voy a rememorar un libro que suelo releer a menudo, en secreto. No sé exactamente porqué estoy obsesionada con esta historia. Creo que es porque la protagonista es la mejor protagonista del mundo y el libro tiene romance, pero en un mundo tan oscuro y perverso, que ese romance se diluye hasta ser solo un comentario al costado. Se trata del primer libro de la saga Abhoresen, que está injustamente descatalogada en nuestro país: Sabriel de Garth Nix, un capo entre los capos, que supo crear personajes femeninos que no padezcan de histeria ni sean hombrudos solo porque quieran tomar las riendas de sus vidas.


Voy a hacer trampa y no voy a mencionar un libro. Como seguro se enteraron, se me rompió la computadora. Murió definitivamente. Tuve la peor semana de mi vida, y de pronto, apareció mi papá con una compu nueva para mí. El mejor papá del mundo. En fin, ahora soy feliz. Pero la compu significa que no voy a recibir libros para Navidad... Pero bueno, hay blog. Algo es algo, ¿no? Y ahora me voy a jugar al Rimworld. Los quiero ♥

7 comentarios:

  1. Me encanta la idea del tag, creo que voy a llevármelo pronto a mi blog. Aprovecho para decirte que me gusta lo de las anécdotas, aunque yo soy tan colgada que soy capaz de irme del tema y olvidarme de los libros, jaja.
    Me sentí identificada en un par de cosas que dijiste. Y hace poco se me rompió la compu, ahora tengo una nueva que me costará un riñón, pero es un feliz autoregalo de navidad para mí. Gracias por compartir y de paso voy a fijarme en el concurso.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola Nanny!
    Me encanto que hayas hecho este tag algo más personal de lo habitual. Fue algo que siento que completó la experiencia.
    Con mi viejo recién nos hicimos cercanos el año pasado, después de que se separara de la madre de mis hermanas y la arpía suprema. Y ahora pasamos año nuevo juntos y navidad con los ochocientos locos de parte de mi mamá. Pero también recuerdo una navidad que pasé con el siendo chica -ponele 12- porque me iba de vacas con mi mamá y bueno, una fiesta con uno y otra con otro. El tema es que la mujer de mi viejo había preparado vitel toné (creo que ahí se origina el trauma) y yo no quería comer porque me sentía mal y me tiró el "si no comes vas a ser desnutrida y nadie te va a querer" yo si que llore, la mandé al frente con mi viejo y arme el quilombo del año. Las fiestas están plagadas de anécdotas (?
    Me encantó lo de la cumbiancha porque si, porque odio a las personas que se ponen en plan "ay, yo odio la cumbia" cuando van al boliche y le pasan 'Nunca me faltes' y se enloquecen. boludeces no.
    De tus elecciones comparto mucho (tanto que asusta) pero remarco lo del romance en verano. Aunque no me gusta el género, este verano pienso expandir mis horizontes y posiblemente (buda así lo quiera) traer alguna reseña hater o un descubrimiento.
    ¡besote y nos leemos!

    ResponderEliminar
  3. Hola Nanny!, me ha encantado la frescura y originalidad de tu entrada!... y es que un libro que has leído lleva siempre asociado un montón de sensaciones. Felices fiestas!

    ResponderEliminar
  4. Me encantaron las anécdotas que acompañan las consignas! Y coincidimos con Winter y con leer romance en verano ♥ De los demás la mayoría no los leí así que ni opino jajaja
    Besooo

    ResponderEliminar
  5. JAJAJAJA NANNY, ESTE ES EL MEJOR BOOK TAG DEL MUNDO JAJA
    No solo amé las consignas (son super Argentas, posta) sino las anécdotas acompañando son geniales jajaja
    espero verlo en otro blog!!

    ResponderEliminar
  6. Me encantó este tag Nanny, a full con la cumbia, no?? Jaja

    ResponderEliminar
  7. La anécdota de la Barbie me rompió el corazón :( espero que hayas pasado una linda navidad y que año nuevo sea mejor <3. ¡proba el fernet! saludos

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por dejar un comentario en el blog!