Todo queda en familia de Ezequiel Dellutri

viernes, 27 de junio de 2014


Como en una postal, una familia se mece en las hamacas de una plaza de San Miguel. Lo que llama la atención al escritor Simón León no es que una mujer, un hombre y un niño hayan decidido salir al aire libre en el frío del 9 de Julio, sino que están inmóviles, estáticos. Muertos. Asesinados.
Decidido a escribir una novela sobre el tema, Simón León se ve envuelto en un vínculo que no quiere pero del que no puede escapar con el detective Jeremías Guillette Jeremías. A cambio de que lo ayude en la investigación que pone nerviosa a la Bonaerense, Jeremías Jeremías aportará la información para que el escritor cuente la historia.
Parece simple, pero nada lo es. El trato se vuelve una pesadilla con un Gillette cuyos métodos difieren de los tradicionales, carente de sensibilidad alguna, con el único objetivo de resolver el misterio, aunque no para hacer justicia, sino por la satisfacción de sentirse infalible.
Negro, duro, del conurbano, por el policial Todo queda en familia van a pasar redes de prostitución, revendedores de autopartes, hermanos gemelos, conventos, infidelidades y una resolución que lejos está de poner las cosas en orden.
Ezequiel Dellutri ha inventado un personaje literario y carnal a la vez con Gillete: irónico, obsesivo, tenaz, anómico, cruel; y se ha revelado como una de las nuevas voces del policial en la Argentina.

Guillette:
1. Todo queda en familia
2. Nunca me faltes
Datos adicionales:
Ya a la venta
Editorial Vestales
158 páginas

Sobre el autor:


Ezequiel Dllutri es escritor y profesor de Lengua y Literatura. Conduce y produce el programa Tierra firme para Radio Trans Mundial que se emite en Latinoamérica, España y Estados Unidos.
Siendo una novela bastante corta, Todo queda en familia sorprende por las vueltas argumentales que sabe dar la historia, y como todo lector fanático del policial sabrá reconocer, lo más importante del género es no saber nunca quién es el culpable antes del final. ¿Y bien? Esta novela logra con un éxito rotundo mantener intrigado al lector.
"Parece que pasa una vez cada no sé cuántos años. Es posible que, mientras vivas, esto no vuelva a suceder. Es el único día de tu vida que vale la pena estar en libertad, ¿te das cuenta?"
Cada capítulo está enumerado por un día de investigación y una frase que abarca, generalizando, su contenido. Por ejemplo: "Primer día: lunes 9 de julio. Me llevan preso injustamente." Y es con esta línea que comienza a narrarnos la historia. A modo de diario, se podría decir.
Nuestro protagonista es Simón León, un hombre singular que pretende ser escritor, pero que solo colabora esporádicamente en alguna revista o diario local. Sin embargo, un feriado patrio se encuentra con la noticia de su vida: un triple asesinato en una plaza. Contra todo pronóstico, Simón termina encarcelado ese día. A partir de allí se hilará una serie de acontecimientos que pondrán al escritor detrás del caso, ayudando al inspector Jeremías, un peculiar agente que, aunque todo el mundo reconoce que es brillante, todos repelen. Junto a estos dos, está Maco, una vecina/amiga/amante de Simón, una mujer con un carácter impresionante y un vocabulario de temer.
"-Sucede que su trabajo es estar al servicio de la comunidad.
-Sucede, pero se trata solo de una casualidad."
Paralelamente a la investigación del triple crimen, saldrán otros asuntos a la luz, entre los cuales está el pasado del inspector Jeremías y el porqué de su extraño apodo: "Guillette". Esta parte, la historia del detective, ha sido mi favorita. Primero, porque no me lo esperaba. Y segundo, porque fue un final fantástico, que, repito, no me esperaba.
Narrado en primera persona por Simón, las pistas y los involucrados, irán cayendo despacio... Dando tiempo al lector para sacar sus propias hipótesis, para acompañar a los protagonistas a los encuentros con los criminales, con el extraño método de presión que utiliza Jeremías y con el lenguaje porteño, que va hacia lo corriente y lo vulgar.
Todo queda en familia es una novela de policial negro, rápida de leer, con personajes atractivos, una locación que al lector argentino le ha de gustar mucho y con un lenguaje que acerca los hechos. Sorprendente, dura y excelente.


1 comentario:

  1. ¡Amo las novelas policiacas! La portada del libro se me hace demasiado contrastante con el género x) Me gustó la reseña.

    Besos!

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por dejar un comentario en el blog!