Como agua para chocolate de Laura Esquivel

miércoles, 26 de marzo de 2014

Título: Como agua para chocolate
Autora: Laura Esquivel
Editorial: Penguin Random House
Sello: DeBolsillo
Páginas: 210
Contraportada: Tita y Pedro se aman. Pero ella está condenada a permanecer soltera, cuidando a su madre hasta que muera. Y Pedro para estar cerca de Tita, se casa con la hermana de ella, Rosaura. Las recetas de cocina que Tita elabora puntean el paso de las estaciones de su vida, siempre marcada por la presente ausencia de Pedro. Como agua para chocolate es una agridulce comedia de amores y desencuentros, una obra chispeante, tierna y pletórica de talento, que se ha convertido en uno de los mayores éxitos de la literatura latinoamericana.

Mi experiencia con el libro:

Sobre la autora:


Laura Esquivel (30 de septiembre de 1950) es una escritora mexicana autora del sonado best-seller Como agua para chocolate.
Me venían recomendando desde hace rato la lectura de esta novela, pero no fue hasta que necesité leerla para Filología que me decidí a comprarla. Al principio, me confundía el argumento de Como agua para chocolate de Laura Esquivel con la novela Chocolate de Joanne Harris (sí, la que tiene a Johnny Deep en la adaptación). Sobre gustos no hay nada escrito, pero particularmente prefiero la segunda... ¿Por Johnny? Sí, *corre avergonzada*.
Contada en tercera persona, por la nieta sobrina de la protagonista, esta es una historia de amor y pasión, con lo mejor del realismo mágico. Tita es la menor de tres hermanas, pero esto jamás le trajo ningún problema hasta que se enamoró de Pedro. Cuando el joven va a pedir su mano en matrimonio, Tita se entera de que por una tonta tradición familiar está obligada a quedarse soltera para cuidar de su madre. ¡Una tragedia enorme! (¿Acaso no podía casarse y aún así cuidar de su madre?) Entonces a Pedro no se le ocurre mejor idea que casarse con la hermana de Tita, Rosaura, para poder estar siempre cerca del objeto de su amor. Sin embargo, Mamá Elena (la madre de Tita), sospecha algo y hará lo imposible para separarlos.
La narración, las vueltas del argumento, los pequeños detalles descriptivos y esos diálogos que impactan son lo mejor de la novela. Sin dudas la pluma de Esquivel es excelente y por eso la novela se considera el mejor exponente del realismo mágico mexicano.
La magia que surge de las creaciones culinarias de Tita, transforman el mundo en el que vive y llega hasta el lector quien puede oler, saborear y tocar los exquisitos alimentos que se preparan gracias a una descripción muy elaborada.
La novela es excelente. Sin embargo, no me gustó. Tengo un conflicto con los triángulos amorosos y la relación Tita-Pedro-Rosaura no me iba, simplemente porque no me cerró la solución del matrimonio entre los últimos dos. ¿Te casas con el novio de tu hermana? ¿Sigues enamorada del marido de tu hermana? Cuando la historia avanza esto se complica aún más. Porque... ¿Qué pasará en la noche de bodas? Ajá, yo que Tita le doy un sartenazo en la frente a Pedro.
Y el final... Bueno, no era para nada lo que me esperaba. Fue... impactante y llamativo. No he leído nada igual y por eso tengo en alta estima a la pluma de Esquivel, realmente hizo algo muy atrevido con esta novela.
Así que, aunque la novela no me haya gustado por los motivos ya expuestos, he de reconocer que es una novela excepcional y que deben leerla si les gusta el romance, el realismo mágico y las artes culinarias.


8 comentarios:

  1. Hola :)
    Yo he leido la sinopsis de este libro miles de veces en la estantería d emis padres y nunca he decidido leerlo, basicamente por que odio esos triángulos amorosos raros como bien has dicho tú, yo mato a Pedro si se saca con mi hermana y más aún si tiene que pasar la noche de bodas y todo eso.
    Creo que le daré una oportunidad en el futuro ya que dices que su escritura es buena :)
    Saludos <3

    ResponderEliminar
  2. Hace tiempo que lo leí y me gustó!!!!

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que quiero leerlo porque sus críticas suelen ser buenas, quizá algún día le de una oportunidad.

    ResponderEliminar
  4. Hace muchos años que me lo recomendaron y me lo leí. Es la novela más romántica, culinaria y erótica que me he leído. Mira que no me gustan las novelas románticas pero este libro junto con Posdate: Te quiero y Mensaje en una botella hace que, a veces, me replantee mis gustos...vaya historias más bonitas

    Laura Esquivel escribe de maravilla. Yo me he leído dos libros de ella y los dos muy buenos.

    Kiss

    Si quieres y puedes pásate por mi blog de lectura:

    http://elojoquetodololee.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. Le daré una oportunidad más adelante, es un libro del que solo he leído buenas críticas ^^
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Lo leí hace muchos muchos años, en una preciosa edición de tapa dura de la biblioteca municipal de mi ciudad, recuerdo que me gusto y como a tí, eso del triangulo amoroso no me cerro, no gusto, pero hay que conciderar la idiosincracía del pueblo mexicano. Donde las tradiciones y el mandato familiar en esa epoca era ley.
    ¡Saludos un beso!

    ResponderEliminar
  7. Oh amo este libro y lo quiero volver a leer!
    En serio no te gustó por lo del triangulo?... voy a reconocer que la solución de Pedro fue muy idiota y si yo fuera Tita también le pegaría un sartenazo. Pero es una historia muy genial y el final es muy WOW!

    Que andes bien.

    ResponderEliminar
  8. La autora describe una época muy difícil a nivel familiar, social y nacional, y por lo tanto personal. Hoy pueden existir muchas soluciones a problemas como ese triangulo amoroso, pero cuando el temor a la muerte en la revolución o por enfermedad, a los padres, al castigo de Dios (o a la iglesia) y hasta a la brujería (o magia) era cosa de diario, no habría de otra que hacer tonterías riesgosas con tal de estar cerca del único amor que se podría tener en una muy segura corta vida.
    Yo si me lo creí y no es por justificar lo que ahora nos parece una tontería, sino por tomar en cuenta el contexto de aquella época.

    Enhorabuena por tu blog.
    César.

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por dejar un comentario en el blog!