Experiencia Personal: Una librería en temporada navideña

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Luego de pasar unos días super divertidos ayudando en una librería y con una anécdota muy jugosa que contar, le pregunté al dueño del negocio si podía escribir mi experiencia en el blog y la respuesta fue muy rotunda: "¡No!". Así que si alguien pregunta, mi nombre no es Natasha y no les voy a contar acerca de cierta librería pequeña del partido de Lomas.
El padre de una amiga mía tiene una librería muy pequeña en el centro y si bien el negocio no les va como hace unos años atrás debido a dos librerías más grandes y conocidas que abrieron en el mismo círculo, necesitaban un par de manos extras por si había que atender a clientes o adornar los libros con papel de regalo y otras chucherías.
Mi amiga Marisol, sabiendo que soy fanática de los libros y que trabajar en una librería sería, prácticamente, un regalo de Navidad para mí, me pidió que la ayudara unos días. Así que ahí estaba yo, estudiando la lista de precios y acomodando los libros de saldos en las mesas cercanas a la puerta, super emocionada, escuchando de fondo música pop y hablando con Mari de chicos lindos cuando... Entró el dueño de la librería. El padre de mi amiga es un hombre muy bueno, pero... un poco enojón. Nos cambió la radio hacia la AM y nos arruinó la mañana con noticias sobre cortes de luz y agua, protestas y más cosas de nuestro típico país.
Y la gente no venía. No eran las doce y me había quedado sin nada que hacer. Mari me miraba y yo la miraba a ella. Un par de clientes entraban, veían los saldos, algunos compraban y otros salían con las manos en los bolsillos.
Mari, que tiene años ayudando a su padre, se les acercaba con una gran sonrisa y la típica frase de "¿Puedo ayudarlo?" He de reconocer que yo jamás me porté bien con las vendedoras, siempre me pareció molesta esa frasesita, así que un poco incómoda, la cambié a: "¿Vio algo interesante?". Fatal, pero no se me ocurrió otra cosa.
Ya hacia la tarde, después de un sándwich y una bebida fresca, me di cuenta que gente (potenciales clientes) sí había. Pero... Se iban hacia las otras librerías. El pobre cartelito, que además sirve para apoyar las bicicletas, de nuestro local no era demasiado llamativo. Mirando los estantes descubrí algunas joyas. ¿Cómo es posible que Divergente estuviera oculto detrás de Crepúsculo? ¿Y ese era Stephen King tirado atrás de un nombre desconocido (vale, no era desconocido, pero ahorita no lo recuerdo)? Disimuladamente, comencé a cambiar de lugar los títulos. Y fue ahí cuando se me ocurrió la idea.
Con Mari fuimos en plan espía a las otras librerías. El lector joven se agolpaba detrás de mesas con Bajo la misma estrella, Retrum, Los Juegos del Hambre, Insurgente y Oscuros. El lector adulto revisaba los policiales y muchos, con disimulo, se metían al sector romántico. ¿Qué era lo que fallaba en nuestra pequeña librería? Simple, el marketing.
Con una cartulina amarilla, un afiche rojo, un corrector blanco y un fibrón negro grueso emprendimos nuestro sistema. En el cartelito/bicicletero pegamos la cartulina que decía bien grande: "¡Hay ejemplares de Divergente e Insurgente!". En el afiche pusimos los títulos de los libros más vendidos en la librería, todos inventados por nosotros, pero que sabíamos que eran de venta caliente.
Las chicas fueron las primeras en entrar. Ahí me arrepentí de no tener señaladores de mi blog. Mari y yo les dábamos ejemplares de Divergente y de paso les recomendábamos otros títulos, muchos de los cuales estaban a precios bajos debido a que hace rato estaban en el depósito.
A los grandes fue más difícil venderles, primero porque no les gustaba que había muchos chicos jóvenes dando vuelta y segundo porque el dueño de la librería no ponía una sonrisa ni aunque las ventas dependieran de ello. ¿Yo escribí eso? Que mal...
Cuando se nos acabó Divergente, tuvimos que sacar la cartulina que lo anunciaba y pusimos una nueva, muy simpática, que decía: "¡Nosotros SÍ leemos lo que vendemos! Atención personalizada."
Y ahí se nos llenó de gente más adulta que venía a preguntar por tal o cual libro. Por suerte, a pesar de su carácter, el dueño resultó ser un buen lector, ya que siempre sabía que responder. Yo escribí la url de mi blog en algunos papelitos y Mari se dedicó a envolver los libros en papel de regalo.
Lo más tierno fue una mamá que entró casi corriendo y me dijo algo así como: "Mi hijo no suelta la computadora, antes leía pero ahora no sé qué le pasó." La señora se fue muy contenta con Insignia.
Todo estuvo muy bien, hasta que vino un policía con peor cara que el dueño de la librería. Y ahí entramos a la parte de la anécdota que me prohibieron que contara, pero como yo soy muy Katniss y me prendo fuego (jajaja) la cuento igual. Dicho Oficial de la Ley nos pidió, poco amablemente, que sacáramos el cartelito de "¡Nosotros SÍ leemos..." porque atentaba contra las otras librerías y eso "no se podía hacer". Si bien el padre de Mari fue muy diplomático y trató de calmar las cosas (seguramente tenía miedo de que se armara un escándalo) la charla se fue a mal puerto. Sin embargo, el policía la hizo fácil y arrancó él mismo, de un manotazo, el cartelito. Nosotros tres nos quedamos muy sorprendidos. Casi le hacemos un funeral al cartel, pero había gente que atender, así que volvimos a nuestra tarea. Pronto se nos ocurrió otro cartel: "¡Adivinamos el libro perfecto para usted! Atención personalizada" No tuvimos el mismo éxito que el anterior, pero al menos nadie vino a quitarlo.
El veinticuatro terminamos una jornada exitosa. Los libros fueron envueltos con un bonito papel navideño, con señaladores super lindos de la librería y de las promociones editoriales. Y la atención, creemos que estuvo excelente. Sin dudas, luchamos lo mejor que pudimos contra las grandes moles del mercado, ofreciendo un regalo único para todos: una buena historia.

¿Fuiste a alguna librería esta semana?
¿Anduviste por Lomas?

33 comentarios:

  1. Estuvo mal de parte del policía, no fue una mala estrategia para quitarle clientes a las otras librerías, simplemente era la constatación de una realidad. Yo no he visitado ninguna librería, porque estoy de vacaciones en mi "pequeña" ciudad y aquí no hay librerías.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que disfrutes de tus vacaciones!!!
      Estuvo mal, pero realmente no sé si el policía tenía razón o no con lo del cartel. No estoy informada sobre si transgrede una ley o algo.

      Eliminar
  2. Me molesta que no hables en Argentino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me molesta tu falta de tolerancia ¬¬

      Eliminar
    2. Jajaja, cariños Jessi.

      La verdad es que no noto si hablo o no en "Argentino". Creo que todos hablamos en español, los regionalismos no son iguales en todas las provincias de nuestro país, vamos a separarnos entre porteños y provincianos, entonces?
      Creo que mientras nos entendamos, está todo bien =)

      Eliminar
  3. Habría estado genial vivir esa experiencia *^* como te envidio, llevo años intentando convencer a mi madre que monte una librería xD
    Desde luego tuvisteis unas ideas muy originales, hoy en día lo que manda es el marketing, y si tienes competencia necesitas un muy buen marketing. Pero que incluso fuera la policía O.o
    Yo ya hice mis compras navideñas. Para mi padre, un libro. ¿Qué mejor regalo? ;)

    Besos <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No hay mejor regalo que un libro! =)

      Pues mi sueño más grande es abrir una librería, así que la experiencia me vino de fábula.
      Abrazos =)

      Eliminar
  4. Wow! que curioso lo que te paso, estoy de acuerdo contigo, el marketing lo es todo. No vale de nada tener el material si no sabes como venderlo. Yo trabajé en una librería también, y aunque teníamos competencia en el mismo centro comercial, siempre teníamos un buen número de clientes porque las que atendíamos si sabíamos de lo que hablábamos. Mal lo del cartelito, aunque se entiende porque prácticamente estas diciendo que los que atienden las otras librerías son unos ignorantes, pero no es culpa de ustedes si eso es verdad!! que lean lo que venden entonces y pongan un cartelito también, no me pareció una competencia injusta, sólo negocios!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasa que las otras librerías, son librerías de Alto Nivel, eran sucursales de grandes capitales. Pero bueno, supongo que el cartel estuvo un tanto... Nah, era genial =)
      Abrazos.

      Eliminar
  5. Hola Nanny!! voy a ser breve xq estoy algo atareada con un trabajo que no quiero hacer pero que lamentablemente tengo que terminar ¬¬ Que linda experiencia!!! siempre quise trabajar en una librería (y en una veterinaria :P) suena interesante esa librería y tiene muy buenos títulos y como vos decís que ya no se consiguen.... después me mandas por MP donde queda así la visito xq no me queda tan lejos :D Espero que hayas pasado una linda Navidad ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Espero que hayas terminado el trabajo ya! Fuerza, que ya se acaba el año.
      Una veterinaria también sería interesante =)
      ¡Felices fiestas y próspero Año Nuevo!

      Eliminar
  6. Nanny me he enamorado de la primera fotografía, el hecho de ver tanto libro a la cartoné o artesanal casi me hace llorar. El dueño se dedica acaso a eso? He estado buscando en tantos sitios y sin respuesta en ningún lado. ¿En Argentina si hay personas que se dedican a ese bellísimo oficio? ¿A ese hermoso arte?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un montón de ferias que venden libros con encuadernaciones así, pasa que la mayoría son viejos. Ya no salen de la imprenta con tanta dedicación lamentablemente. Te recomiendo que busques en los sitios como VentaLibre o DeRemate ¡Allí siempre venden un montón! Aunque siempre son clásicos.

      Eliminar
  7. Pero qué bonita experiencia! Me encataría poder trabajar en una librería o biblioteca o incluso tener una propia!
    Eso de los policías no me parece correcto, ustedes al igual que las otras librerías tienen el derecho de hacer publicidad!! Pero bueno, es algo más que contar! Jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí si, es terrible, pero por suerte solo se quedó en anécdota =)

      Eliminar
  8. que mal el policía, gracias por contarnos tus experiencia.

    ResponderEliminar
  9. Okei ? Sos de Lomas de Zamora ? yo tambien :D :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De Lomas, no. Cerca, muy cerca.

      ~Creepy~

      xD

      Eliminar
    2. Banfield ? Lavallol ? Temperley? Acaso esa librería es la del "Sol" ?

      Eliminar
  10. Que padre experiencia, te envidio. Que mal lo del policía, pero que bueno que siguieron vendiendo.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  11. Esa si fue una anectoda jaja mori con la policia, en una de las imagenes vi Delirium !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, lo peor fue la incomodidad del principio, cuando no sabía qué hacer. Después, la cosa se puso divertida.

      Eliminar
  12. Una experiencia maravillosa, me encantaría compartir una igual, ya sea librería o biblioteca. Desde luego una atención encantadora.
    Algo que echo en falta de las librerías, siempre tienen las novedades, pero no, clásicos y es lo que siempre voy buscando. :P

    Un saludito :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es que los clásicos no suelen venderse para esta fecha, a sólo que sean ediciones bonitas y llamativas. Pero esas están caras.
      Abrazos!!!

      Eliminar
  13. Que lindo trabajar en una librería jajaja :( y que ingenioso eso de "Nosotros SI leemos lo que vendemos" me encantó! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ¿verdad que sí? No sé que onda con el cartel, a mí me encantaba. Pura envidia la denuncia.

      Eliminar
  14. jajaja amé tu anécdota, siempre ha sido mi sueño trabajar en una librería y dar recomendaciones y así :D
    Me encantaron sus carteles, yo definitivamente habría entrado jajaja Buena estrategia
    ¡saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Genial! Pulgares arriba para mis cartelitos =)

      Abrazos!!!

      Eliminar
  15. Sería interesante trabajar en una librería ó por lo menos ver una llena (por estos lados ya solo queda una libreria privada y la de gobierno, aunque la poblacion a crecido bastante).
    Que mal lo del policía, no se si hay algun delito que perseguir pero dudo que lo correcto haya sido el arrancar el cartel.

    Saludos y felices fiestas.

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. Hola me parece muy divertida tu anecdota, en donde vivo no hay librerias mas que una pequeña que es de gobierno y yo soy voluntaria en ella *ya casi me leo todos los libros que tienen e_e*, bueno y volviendo al problemita pues veras yo soy estudiante de diseño gráfico digital y por ende tomamos clases completas de mercadotecnia y refiriendonos al marketin que utilizaron no infringen ninguna ley *por lo menos en México* si se considera de planteamiento rudo pero no mas, unicamente se infringe cuando mencionas de manera explicita los nombres de las empresas, compañias, etc de tu competencia.

    Saludos desde México (/-.-)/

    PD1: Intente con el BTL,es mas directo así interactuan con sus clientes potenciales en especifico
    PD2: No se por que borre el comentario anterior xD

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por dejar un comentario en el blog!